No puedo creer lo que mis ojos ven. Un paraíso natural y cultural en Honduras

No puedo creer lo que mis ojos ven. Un paraíso natural y cultural en Honduras
13+
Share

No puedo creer lo que mis ojos ven. Un paraíso natural y cultural en Honduras

Estoy ansiosa por ver eso que tanto ha imaginado mi cabeza. Y que ha construido a base de las pocas fotografías e información que tiene. Estoy emocionada por el viaje. Nerviosa por descubrir ese lugar en medio de la nada. Por comprobar si el lugar es tal como lo imagino.

Todo se vuelve calmo y de un radiante azul turquesa. ¡¡No puede ser!! ¿Qué es eso? ¿Enserio? Es surrealista lo que mis ojos ven. Un trozo de arena en el que solo cabe una palmera y una cabaña. No parece que eso esté ahí de forma natural, parece que alguien lo haya colocado. ¡Hay mas trocitos de arena en medio del azul turquesa! La mayoría son minúsculos. A lo lejos veo dos mas grandes, con montañas y vegetación. Eso es otra cosa, es algo mas asimilable. Pero el conjunto es demasiado mágico, parece un dibujo hecho por el hombre. Es emocionante ver como desde la nada empiezan a aparecer esos trocitos de arena. Es un paraíso. Un paraíso que cuesta de asimilar.

¡¡Ahora si que no me lo creo!! ¡No puede ser! En una de las islitas mas pequeñas, hay varias casitas rusticas de madera que ocupan todo el montículo, eso debe ser Chachahuate, ¿enserio eso es Chachahuate? ¿Ahí es donde vive la comunidad Garifuna? ¡Es imposible! ¡Si solo tienen espacio para ir al mar! ¡esa isla se va a hundir! ¿como van a vivir ahí?.

Esto es lo que sentí al llegar al paraíso natural Cayos Cochinos y en concreto a la isla Chachahuate.

No puedo creer lo que mis ojos ven. Un paraíso natural y cultural en Honduras

¿Que son los cayos cochinos?

Un grupo de islas formado por dos pequeñas islas (Cayo Menor y Cayo Grande) y 13 cayos más pequeños de origen coralino. Las islas son un área marina protegida. El arrecife de coral es parte del segundo más grande del mundo. Los Cayos son famosos por la infinita belleza de sus arrecifes ideales para el snorkel y buceo de investigación. Y por dos personajes que los habitan: la boa rosada y el Ctenosaura melanosterna.

En Honduras recomiendan varias islas turísticas. Pero no tantos hablan de Cayos Cochinos. Unas islas únicas que se mantienen en su estado virgen e impresionan a los ojos de los que nos acercamos a verlas. En ninguna de las islas hay carreteras, coches, motos, bicicletas, ni ningún tipo de transporte que no sea el marítimo. Y es que a excepción de las dos islas grandes, en las demás sería imposible hacer nada.

El archipiélago es conocido por ser el escenario del Reallity Show de supervivencia “Supervivientes: Perdidos en Honduras”.

En los Cayos viven dos comunidades Garifunas. Un grupo étnico descendiente de africanos, caribes y arahuacos. Dos barcos que llevaban esclavos hacia las Indias Occidentales, desde lo que hoy es Nigeria, naufragaron cerca de la isla de San Vicente. Se mezclaron y asentaron con los indígenas de varias zonas del caribe. Hablan Garifuno y Español.

La mejor isla: Chachahuate

No puedo creer lo que mis ojos ven. Un paraíso natural y cultural en Honduras

Conocí a una de las comunidades Garifunas (150 personas), en el cayo más interesante: Chachahuate. Es una Isla diminuta, la cual puedes rodear andando en unos 5 o 10 minutos. Hay un mini-hotel para alojarte. Pero lo interesante es alojarte en casa de una familia para compartir con la cultura Garifuna y además es más barato.

Las casas son rusticas, pequeñas y sin suelo. Por lo cual puedes vivir todo al día descalzo. Cuando la arena está sucia, la barren hacia afuera y ya. No hay agua corriente, y electricidad solo algunas horas. Hay alguna tiendita donde comprar agua potable y comida para cocinar en la casa donde te alojes. O si lo prefieres, en las casas hay servicio de “restaurante” y cocinan comida Garifuna riquísima, pero por un precio mas elevado. Para ducharte, te dan un cubo de agua de un pozo.

Cayos Cochinos se te queda en el corazón, especialmente Chachahuate. No solo por la belleza surrealista del lugar. También por el hecho de ver como viven personas de una manera diferente a la nuestra. Chachahuate es tan pequeño, que por no tener no tienen ni intimidad. Ya que las casitas están unas pegadas a otras. Es un lugar en el que ves lo poco que necesita el ser humano para vivir. Es genial jugar con los niños, compartir con las gentes o simplemente pasarte el día en ese agua turquesa o haciendo snorkeling.

Otras islas de Cayos Cochinos

Desde Chachahuate puedes ir en unos minutos nadando o caminando a Chachahuate-2 (no cubre el agua). Una isla aún más pequeña, que fue comprada por un Cubano hace años y actualmente la cuida una pareja mayor de Honduras. Recuerdo que me dijeron “hace años que el dueño no viene, así que esto es un regalo del señor que debemos aprovechar”.

No puedo creer lo que mis ojos ven. Un paraíso natural y cultural en Honduras

Otra isla la utilizan los pescadores y no hay nada. Si tu sueño es pasar unos días en una isla desierta de verdad, puedes ir allí en bote y acampar. Pero no hay nada de nada. Así que, esto es para los más “aventureros”.

En otra islita han hecho una especie de resort, nunca fui, ni me interesó.

Luego la isla de Supervivientes. Es triste que los Garifunos la llamaban “La Isla de los Pájaros” porque los pájaros iban a desovar allí y ahora ya no van por culpa del tinglado que tienen montado. Una pena, ya que en la noche estrellada, ahora a veces se ve un foco de allí.

Sobre Supervivientes, decir que es una “pantomima”. No están aislados como se muestra en tv y no duermen en las islas. Normalmente los llevan en helicóptero o bote al resort o incluso a Hoteles de la costa. Un conocido compartió un viaje saliendo de los Cayos en bote con los actores, e iban llorando porque llovía mucho, tenían miedo y querían llegar al hotel.

Es triste que hayan construido algunas casas en una isla grande. Un mini-resort en un cayo. Un cubano compre un cayo entero y ni se pase por allí. Y otra isla sea para el Reallity. Triste, porque estas tierras eran de los Garifunos y es una reserva. Recuerdo que pregunté a señoras de Chachahuate porque vivían en esa isla tan pequeña y no en las grandes, y me contestaron “solo nos han dejado esta y otro pequeño espacio en otra”…

Mi experiencia en Chachahuate

No puedo creer lo que mis ojos ven. Un paraíso natural y cultural en Honduras

Intenté quedarme mas tiempo haciendo un voluntariado en la escuela, pero en esa época no era posible. A falta de ello, hice una gincana con los niños. Fue muy divertido. Los niños están bastante “asalvajados”. Conocí al niño pequeño mas espabilado que he conocido en mi vida. Tenía unos 8 meses, caminaba solo y se hacía entender con palabras. Increíble. Lo malo, es que los niños mas grandes lo utilizaban como un juguete o un muñeco.

No puedo creer lo que mis ojos ven. Un paraíso natural y cultural en Honduras

Tuve la suerte de ver mujeres bailando punta, con percusión y cantes. Gracias a que un turista pagó, ya que solo bailan en publico si se les paga. Esto lo hacen para evitar que los turistas les pidan bailar como si fueran “monos de feria”. También pude verles bailar en una fiesta que hicieron de inauguración de un bar (ahí nadie pagó).

Es increíble como tienen un micro-mundo en un micro-trocito-de-arena, en el que le das la vuelta en pocos minutos. Es gracioso ver las disputas que tienen entre ellos. Se montan muchas “telenovelas”. Y no podría ser menos al ser una pequeña comunidad en un espacio tan pequeño. Lo raro sería que no tuvieran roces.

Algo que perturba un poco Chachahuate, son los turistas que traen por el día. Los traen en tours privados para visitarlo, comer e irse. Pero no me puedo quejar, siendo yo también turista. Lo bueno es que pocos se quedan a dormir por falta de comodidad. Y aunque alguno se quede, no caben muchos en la isla. Entonces, después de la visita, la islita suele volver a su estado natural. Y otra cosa buena, es que es tan pequeña que jamás podría modernizarse o hacer edificaciones. Eso es lo que la hace tan maravillosa. A parte de sus gentes. Pero esta isla maravillosa yo creo que desaparecerá en unos años por el mar… Así que, ¡quien quiera conocerla que vaya cuanto antes!

Como llegar

Se puede llegar desde la Ceiba, Roatán, Sambo Creek o Nueva Armenia. Pero si no quieres que te vendan un tour caro de ida y vuelta. En el cual encima te engañan dicendo que has de pagar 10 $ diarios por estar en la reserva natural. Te recomiendo ir por libre buscando a un pescador que te lleve por algo de dinero desde Nueva Armenia. Y cuando quieras volver, cualquier pescador de Chachahuate podrá traerte también por menos dinero. A parte de mas barato, será mucho mas auténtico. Y en caso de que quieras quedarte a dormir, te librarás del pago de los 10 $ diarios.

Viajar, vivir, soñar y descubrir es una elección
¡Únirte a esta web también!

Si sientes que esta web te hace viajar, sentir, soñar, descubrir e inspirarte. Puedes elegir (o no) ser parte de ella. ¡Tu elijes! Pero recuerda que toda aventura empieza con un ¡SI!. Si te unes estarás informado de las novedades. Tranquilo (a), no recibirás muchos e-mails. Solo los justos y necesarios.

Si te ha gustado, compártelo. Sintiendo se vive, viviendo se aprende. Compartiendo aprendemos los unos de los otros.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Julia Leyva de la Morena

Apasionada de los viajes, los contrastes culturales y las personas. Curiosa, amante de la vida, con ganas constantes de aprender y conocer cosas nuevas. Con estudios de actriz y administrativa. Interesada en la psicología y estudios sociales. Me gusta la fotografía y crear vídeos. Aprendiendo cada día más sobre wordpress y SEO. Autora de este blog.

Related Posts

Post A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *