La búsqueda de la libertad es lo que nos hace libres

red-rock-las-vegas
14+
Share

La búsqueda de la libertad es lo que nos hace libres

¿Qué es la libertad? No lo se. Lo que se es que siempre he sido prisionera de mis ansias de libertad. Y en cierta manera lo sigo siendo y supongo que lo seguiré siendo toda mi vida. Pero creo que mi nivel de prisionera bajó en el momento que entendí que la libertad no existe. Lo que existe es la búsqueda de la libertad. Y la búsqueda de la libertad es lo que nos hace libres.

Vivir a contracorriente

Creo que soy una persona que suelo vivir un poco “a contra corriente”. Y eso a veces me provoca sentir que no voy hacia ningún lugar concreto y que voy hacia muchos lugares a la vez. Puede que esto se genere a través de la presión familiar, social, etc., que se empeña en decir cuales son “los caminos correctos”.

Hay personas que critican, sin maldad, mi manera “loca” o “inestable” de vivir la vida. Que ven que tengo un montón de proyectos y a veces luego no hago ni uno o muchos ni los termino. Porque los vivo como una experimentación y nada más. Vaya, que soy un poco “bala perdida” o “dispersa”. Si, soy así, lo se. Pero cada uno es como es. Y yo siento que soy una persona que más que proyectos, busco la libertad de mi propio ser.

Vida: Un cambio constante

La vida no es una carrera sin más. La vida tiene miles de caminos que te pueden hacer crecer, aprender, conocer, y sobre todo: VIVIR. Y además, esos caminos te pueden abrir nuevos horizontes para vivir aún más y mejor. Creo, o mejor dicho, afirmo, que la vida merece ser vivida. Y para ello debemos cambiar nuestra vida siempre que lo necesiemos.

Hacer lo que sea para intentar cambiar nuestra vida, no es malo, o al menos eso siento yo. Según mi punto de vista, hay que probar cosas hasta dar con lo que queremos. Y aún así, luego podemos querer otras cosas nuevas. Y entonces no debemos tener miedo a dar un nuevo giro en nuestra vida. Para mi la vida, es un constante cambio.

Algunos me dicen que ando siempre dando vueltas sin hacer o centrarme en nada concreto. Cuando me dicen esto, yo pienso “¿y tú? ¿que haces?”. A menudo los que me dicen esto, son personas que les gustaría cambiar algún aspecto de su vida, como su trabajo, su economía, su día a día, y no hacen absolutamente nada por cambiarlo. ¿Les tendría yo que decir a ellos que no cambian esos aspectos de su vida aunque les gustaría?. No, porque cada uno es como es. Y cada uno es feliz con lo que es. Y yo soy feliz buscándome y descubriéndome constantemente.

Proyectos del alma

la busqueda de la libertad es la que nos hace libresMis proyectos, suelen centrarse en hacer lo que me pide el cuerpo en el momento presente. Pensando también en el futuro, pero sin atarme a el. Haciendo esos proyectos voy aprendiendo cosas que puedo emplear en el futuro también. Pero ¡necesito que me los pida el cuerpo! Para sacarles el mayor partido. Para buscar el cambio que necesito a través de ellos, y los hago cuando lo necesito.

Al fin y al cabo, para mi, los proyectos no son para “ser alguien en la vida”, porque ya “somos alguien en la vida”. Son para avanzar. ¿Cuánta gente hay que ha hecho una carrera universitaria, para “ser alguien en la vida”, y está amargado y perdido, igualmente? Creo que bastantes personas. Así que no creo que en la vida todos los proyectos que hagamos deban ser exclusivamente para tener un puesto en esta sociedad. Creo que los proyectos deben ser emprendidos para descubrir, aprender y avanzar. Creo que los proyectos son parte del caminar.

¡¡Es mas!! Las victorias y triunfos, salen de los errores y de probar, probar y probar. Creo que nadie triunfa en nada, si no es probando y errando, y eso es porque triunfar es fruto de un error. En fallar está crecer y triunfar es un accidente. Solo podemos triunfar, si probamos y fallamos. El triunfo siempre viene de uno de los tantos errores que hacemos en la vida.

Por supuesto que todos los proyectos, pensamientos, sueños y deseos que tenemos, deberíamos llevarlos a cabo con los pies en la tierra. Algo que a mi se me olvida hacer, de vez en cuando… Pero volar un poco de vez en cuando y hacer “locuras”, creo que tampoco es malo.

Hoy no tengo miedo. Hoy miro con orgullo el pasado

Lo mejor, es ese momento en el que no tengo miedo. Ese momento es en el que puedo hacer todo. O eso creo, y por creerlo, lo intento, lo hago, me lanzo. Todo puede salir mal, o bien. Pero se que debo intentarlo y aprender. Cuando tengo miedo, no avanzo. No doy pasos hacia adelante. No disfruto del presente, porque el pasado y el futuro se me anudan, pensando lo que debí/debo hacer o lo que no… Eso es el miedo, el miedo paraliza y no te deja avanzar.

Hoy, justamente hoy, no siento miedo. Y por ello, agradezco el pasado, me siento contenta en el presente, y miro el futuro lleno de posibilidades. Hoy me siento orgullosa de mi y de lo que he conocido. De todos los países en los que he vivido, visitado, explorado, descubierto… De todos los proyectos empezados acabados o inacabados. De todas las vueltas que he dado. Vueltas físicas por el mundo. Vueltas laborales, académicas, psicológicas, emocionales… A través del mundo y de mi misma. ¿Porqué? Porque no ha hecho más que abrirme puertas. Porque ahora conozco más el mundo, y si no lo conozco no me da miedo descubrirlo, ahora se que me encanta hacerlo. Y porque he podido ver como se lo monta otra gente por ahí. Y hay tantas maneras de montarse una vida…como personas hay en el mundo.

Antes, pensar en moverme a otra ciudad, podía “asustarme”. Ahora, dar giros a mi vida, no me genera el mismo miedo. Si por ejemplo, ahora empezara algún proyecto que me atara en algún sentido. Tengo la experiencia, contactos y valentía de dejarlo atado, para ir a donde quiera, a hacer lo que necesite. He ganado libertad de movimiento ante el planeta tierra, suena raro, pero así lo siento. Y ha sido gracias a “irme a perder el tiempo por el mundo” como algunos dicen. Pues hoy agradezco totalmente, no haber tenido miedo a irme a “perder el tiempo”. Y es que el único tiempo que perdemos, es cuando tenemos miedo. Y yo hoy no tengo miedo…

Más que mi pequeño mundo

Además ¡que me quiten lo bailao! Si no es suficiente lo que gana el alma de una persona, haciendo cosas así… Todo lo que han visto mis ojos, todo lo que he saboreado, conocido, todas esas personas humanas de otras culturas con las que he conectado, todos esos paisajes de ensueño, todos los contrastes culturales, todas las vivencias y experiencias, que en algunos casos podría definir-las como “experiencias de película” ¿de verdad alguien puede pensar que eso es perder el tiempo? No se… para mi perder el tiempo, es no hacer nada nuevo en mi vida. Creo que mi mente, mis recuerdos, mis sentidos y mi alma, están llenas de más cosas a día de hoy, que me completan más como ser humano. Y eso, eso no es perder el tiempo… o al menos según mi punto de vista.

Y es que yo no podría seguir viviendo con la “espinita” de conocer las tantas cosas que hay a parte de mi pequeño mundo, abrir mi perspectiva y ver todo lo maravilloso o terrible que hay en el. Me siento tan parte del mundo… que conocerlo, no es más que conocer parte de mi misma, una extensión de mi misma, en un montón de versiones diferentes. Si pudiera…si pudiera me iría incluso a viajar por la galaxia, jaja, pero eso no es posible, al menos por ahora.

Seguir caminando siempre

Yo hoy no se si mis proyectos de vida serán fructíferos o no. O si quiera si tengo desierto-de-mojaveproyectos de vida… Yo hoy simplemente me siento alegre, positiva. Miro estos años atrás y me doy cuenta que valen mucho más (al menos para mi) que todas las carreras universitarias del mundo. Así que yo siento que, “andar a contra corriente”, “viajar”, “vivir diferente”, “buscar mi libertad” es totalmente positivo. Porque para mi es más importante una carrera de vida, que una carrera universitaria. Una carrera de vida te enseña lo que jamás te enseñará la universidad. Y te lo enseñas tu, a ti mismo. Te lo enseña la experiencia, la vida. Y cuanto más sales de tu zona de confort, cuanto mas vuelas de “tu nido” más se abre tu mente.

Esto es lo que yo siento hoy, quizás mañana no. Espero que si. Cada día no sentimos y valoramos las mismas cosas, incluso cuando deben de ser valoradas… Pero lo que creo que no dejaré de sentir jamás, es que salir por ahí, a buscarte, es bueno, en cualquier sentido. Ya que siempre puedes volver a retomar “tu vida normal” pero sea como sea, al volver tu mente habrá cambiado, se habrá abierto, y eso… eso… eso puede cambiarlo todo.

No quiero dejar nunca de hacer cosas que puedan cambiar mi perspectiva, mi mente y por lo tanto cambiarlo todo. Y cambiarlo todo no quiere decir solucionar por completo mi vida, ya que no existe “la solución a las vidas”, la única solución a una vida es seguir caminando, jugando, explorando, maravillan-dote, motivándote por nuevos proyectos, seguir abriendo nuevos horizontes. Si dejamos de hacer todo esto, siento que hemos muerto en vida.

Hoy estoy feliz, mañana no lo se. Pero seguiré buscando.

En fin, hoy me siento feliz, hoy me siento orgullosa de todo lo conocido. Hoy el miedo no está presente en mi, y gracias a eso, me veo capaz de seguir buscando la libertad, lo cual me hace libre. Vendrán muchos miedos más, ¡pero los afrontare! O eso espero…

Los nuevos horizontes se abren caminando nuevos caminos. Y esos horizontes pueden llevarnos a paisajes esperados, o no. Pero si no los miramos, y vamos hacia ellos sin miedo, ¿como vamos a dar los siguientes pasos? Es imposible.

Hoy estoy feliz. Mañana no lo se, espero que si. Y si no, por algo será, algo deberé cambiar, o aprender. Hoy no tengo miedo. Mañana no lo se. Espero que tampoco, y si lo tengo, espero saber apartarlo rápido de mi. Pero, hoy me siento feliz. Porque aunque siempre sienta una presión social o familiar de que vivo a contracorriente, o de que soy una persona sin un puesto social definido. Creo que al final, lo único que hago es intentar vivir según mis deseos, y buscar mi libertad. Aunque, como dice la frase con la que empecé en este texto: NO EXISTE LA LIBERTAD, SI NO LA BÚSQUEDA DE LA LIBERTAD, Y ESA BÚSQUEDA ES LA QUE NOS HACE LIBRES.

Hoy me siento feliz, hoy no tengo miedo. Hoy me siento libre, porque sigo en esa búsqueda de la libertad la cual me libera. Hoy quiero seguir en esa búsqueda. Y espero que por muchos miedos con los que me tope, esa búsqueda no cese jamás.

la busqueda de la libertad es lo que nos hace libres

Viajar, vivir, soñar y descubrir es una elección
¡Únirte a esta web también!

Si sientes que esta web te hace viajar, sentir, soñar, descubrir e inspirarte. Puedes elegir (o no) ser parte de ella. ¡Tu elijes! Pero recuerda que toda aventura empieza con un ¡SI!. Si te unes estarás informado de las novedades. Tranquilo (a), no recibirás muchos e-mails. Solo los justos y necesarios.

Si te ha gustado, compártelo. Sintiendo se vive, viviendo se aprende. Compartiendo aprendemos los unos de los otros.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Julia Leyva de la Morena

Apasionada de los viajes, los contrastes culturales y las personas. Curiosa, amante de la vida, con ganas constantes de aprender y conocer cosas nuevas. Con estudios de actriz y administrativa. Interesada en la psicología y estudios sociales. Me gusta la fotografía y crear vídeos. Aprendiendo cada día más sobre wordpress y SEO. Autora de este blog.

Related Posts

Post A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *